El Azulita Project promueve la salud comunitaria a través del reciclaje de plástico, el arte y los programas educativos en Guerrero, México. Estamos trabajando para crear un modelo de negocio que es sostenible y replicable que combate el gran problema ambiental con soluciones económicamente incentivadas. 

Los miembros del equipo de la organización Azulita Project compran el desperdicio plástico de lugareños en la región y después el plástico se limpia, se procesa y se comprime. Cuando hayan procesado y empacado 10 – 15 toneladas de plástico, los miembros lo mandan y venden a un centro de reciclaje cerca de Guadalajara, México. 

El programa de reciclaje por Azulita Project ha logrado éxito gracias a su modelo innovador basado en el incentivo. Desde el inicio del proyecto, la participación en el reciclaje local ha aumentado radicalmente mientras que la contaminación al nivel local ha disminuido visiblemente como resultado. Inspirado por la eficaz de las recompensas de botellas de vidrio y el valor de reciclaje de las latas de aluminio, el Azulita Project a creado un programa de recompra subvencionado privadamente que valora el plástico post-consumo. Esto anima a los residentes que recojan el desperdicio de plástico en vez de botarlo. 

Actualmente, los costos del programa de recompra y las operaciones de la planta son mayores de lo que generan las ventas de plástico (lo cual significa que operamos a una pérdida financiera). Esto requiere un gran subsidio de donadores privados. 

Estamos trabajando en colaboración con hoteles y negocios que quieren empezar a reciclar. Su donación de plástico sería una situación de ganar-ganar, compensando nuestros costos ya que no tendríamos que comprar ese plástico. Nuestra meta propone que un 75% del plástico que se procesa nos llegue a través de donaciones, lo cual nos dejaría continuar a comprar el plástico de los lugareños a un precio exorbitado (2.50 MXN/KG). 

Mientras tanto, el proyecto necesita la ayuda financiera de donadores externos. La contribución financiera de usted al Azulita Project estaría agradecida y protegería nuestros océanos de la contaminación plástica.